27.5.15

Copenhagen con niños, de la Sirenita al Tívoli.

Copenhague es una ciudad pensada para recorrer a pie o en bicicleta. De  hecho fue la primera urbe europea en tener una calle peatonal. Claro que hay autobuses y  trenes turísticos, pero a no ser que llueva recomendamos caminar por las calles, plazas, parques y canales, disfrutar del ambiente de la ciudad, de la tranquilidad de sus gentes y sentir la naturaleza. 



QUE VER EN COPENHAGUE
Plaza del Ayuntamiento (Radhuspladsen). Proponemos este punto para iniciar la ruta turística por Copenhague En un amplio espacio se concentran el edifico del Ayuntamiento del cual se puede visitar el reloj astronómico y la torre, y el majestuoso Hotel Palace. Nos llamó la atención un gran termómetro situado en una esquina cuyos valores térmicos son de 20 grados a -20 grados. Así que con esta medición os haréis una idea de la temperatura máxima y mínima que pueden alcanzar. En lo alto del termómetro hay dos figuras femeninas, si hace bueno aparece una chica en bicicleta y si hace malo con paraguas.



Calle Stroget. Desde la plaza del ayuntamiento sale una de las calles peatonales más largas del mundo. Cambia de nombre varia veces (Frederiks berggade, Nygade, Vimmelskaftet, Amagertorv y Ostergade) y finaliza en Kongens Nytorv. Está repleta de cafés con terrazas, tiendas de artesanía, tiendas de lujo, dos encantadoras plazas con la “fuente de las cigüeñas” y la fuente de “la caridad” y un peculiar pasaje llamado Jorcks Passage. Merece la pena detenerse en la Iglesia del Espíritu Santo, la Iglesia de San Nicolás y admirar la única casa que se conserva de la época medieval. A nosotros nos encantó. Perdimos la cuenta las veces que paseamos por esta calle.



Nyhavn o nuevo puerto es un canal construido en el siglo XVII para que Copenhague tuviera acceso al mar. Actualmente es un animado barrio repleto de terrazas por las cuales todavía se puede ver algún marinero. Lo más notorio son las coloridas casas y los barcos que permanecen en este lugar de forma permanente. El mismo Christian Andersen vivió un tiempo en este canal. Desde aquí se puede contratar alguna excursión para ver la ciudad desde el agua.



Plaza de Amalienborg. Es la plaza más importante de Copenhague ya que en ella se encuentran situados cuatro palacios del siglo XVIII. En el centro se sitúa la estatua ecuestre de Frederik V el cual fundó esta parte de la ciudad. Uno de los palacios alberga un museo llamado Amalienborg y en él podréis admirar salones, mobiliario y enseres de la dinastía real.



El palacio de Christian IX es actualmente la residencia de la reina, y cuando ella se encuentra dentro del palacio se realiza el ceremonioso cambio de guardia. Pues mira, casualmente hemos tenido suerte y nos ha honrado con su presencia.



Cerca de la plaza de Amalienborg se encuentra la Iglesia Marmokirken, ¿no se parece a la Iglesia de San Pedro de Roma? Pues sí, guarda cierta similitud. Y también podéis subir a su parte alta.

Iglesia de Sant Alban (St Alban's Church). Nuestra siguiente parada será admirar esta  iglesia anglicana construida a finales del siglo XIX en estilo neogótico. Comúnmente se la conoce con el nombre de Iglesia inglesa, ya que fue construida en honor de San Alban el primer mártir de Gran Bretaña y para dar culto a la población inglesa que se asentaba en la ciudad.



Al lado de la iglesia se encuentra la Fuente Gefion y la entrada a nuestra siguiente visita. La ciudadela.

Kastellet o ciudadela es una fortificación construida en 1626 para usos militares y defensivos. Tiene forma de estrella y está rodeada de canales. Hoy en día se ha convertido en un agradable parque en el que todavía reside algún militar. En el recinto podremos ver cañones y un precioso molino de viento. Lo mejor, relajarse y disfrutar del parque.



La Sirenita. Justo al lado del Katellet nos encontramos con la estatua de la bella y melancólica Sirenita. La pobre ha sufrido mil percances y la mayor parte de su cuerpo ha sido sustituido en más de una ocasión. Sobre todo la cabeza. La mayoría de la gente se espera que la estatua sea más grande, pero no sé, a nosotros nos pareció que el tamaño era el apropiado. Los niños podrán sentirse orgullosos de ver de cerca de la famosa protagonista del cuento.



Castillo de Rosenborg. Construcción de estilo renacentista neerlandés en el año 1606 por el Rey Cristian IV, para ser usada durante los meses de verano. Eso queda patente en sus amplios y bonitos jardines, así se conoce al castillo como “el jadrín del rey”. Los daneses aprovechan el buen tiempo para tumbarse al sol y hacer pic-nic en este lugar.  El castillo es llamativo por el ladrillo rojo que contrasta con el color verde de sus torres (dentro hay un museo).



El interior de los jardines esconde un precioso jardín botánico (Gothersgade). Es un gran invernadero blanco de hierro forjado con plantas de todo el mundo. Lo más bonito es que se puede subir a su cúpula situada a 5 metros. Es una visita que gusta a toda la familia, y es gratuito. Además en este parque dispone de áreas de juego para los niños.

Tívoli. Dejamos para el final la visita a este antiguo parque de atracciones, no porque sea lo menos importante, sino porque nos recomendaron acudir al atardecer (de hecho la entrada de 11 a 13 horas es más barata). Con la caída del sol, las miles de bombillas que rodean los edificios se encienden otorgando un ambiente mágico y algo nostálgico  al lugar. La pena es que por aquella época nuestra cámara de fotos no era muy buena…y solo pudimos sacar una instantánea decente.



Abrió sus puertas en el año 1843 y aunque muchas atracciones se han reformado, han sabido mantener su origen. No os podéis perder una atracción que consiste en romper platos de porcelana con bolas. Es la única de todo el parque que se ha mantenido. Admirar todos los detalles, son originales del siglo XIX. 
En el recinto hay bares, restaurantes, puestos de algodón de azular, escenarios para espectáculos, pequeños lagos y puentes…en fin, el lugar perfecto para disfrutar toda la familia. Otra cosa es el precio, ya os adelantamos que barato no es. La entrada al parque es de 99 DKK para mayores de 8 años, los niños menores de 7 años tienen la entrada gratuita. Pero en este precio no están incluidas las atracciones. Se pagan aparte.Los viernes hay espectáculos de música y los sábados fuegos artificiales. Como curiosidad contaros que el parque Tívoli fue creado por Georg Carstensen que convenció al rey Chistian VIII diciendo que cuando la gente se divertía no pensaba en políticaMás información aquí.

¿QUE MAS PUEDEN HACER LOS NIÑOS?
A parte de disfrutar de los parques, el cambio de guardia, un paseo en barco y subir en todas las atracciones del Tivoli, Copenhague permite de disfrutar de otras actividades que podréis programar en función de los días que os quedéis en la ciudad.



Visitar el museo de Hans Christian Andersen, situado en la plaza del ayuntamiento. Los más pequeños podrán aprender algo más sobre la vida de este escritor de cuentos mediante habitaciones totalmente decoradas. Los niños menores de 4 años tienen entrada gratuita. Más información aquí.  

Reponer fuerzas en la pastelería más antigua de Dinamarca. Se llama La Glacé y se encuentra en la calle Skoubogade (perpendicular a la calle  Stroget). Tartas y chocolates la combinación perfecta para los niños y no tan niños.


Fotografía de Conditori La Glace

Entrar en la tienda Lego, situada en Vimmelskaftet (una parte de la calle Stroget). Como en todos los establecimientos de esta marca los niños tienen un zona con piezas para construir. Debéis saber que la primera fábrica de Lego está en Dinamarca, concretamente en Billund y justo al lado se encuentra Legoland Billund, el primer parque de atracciones que Lego abrió en el mundo.


Foto de Lego Store Copenhague

Visitar el Zoo, que fue construido en 1859 siendo así uno de los más antiguos de Europa. Merece la pena ver la Casa de Elefantes y observar el oso polar. El recinto dispone de zona de juegos con columpios y una granja. Está situado en Roskildevej 32, 2000 Frederiksberg. Más información aquí.

Museo del Circo. Un poco más alejado del centro se halla el Circus Museum donde los niños podrán probarse trajes de payaso mientras recorren el mundo mágico del circo, demuestran sus habilidades y disfrutan con actuaciones. Se encuentra en Hovedprten. Más  información aquí.

PREPARACION DEL VIAJE
Aeropuertos. Lo normal es que el vuelo llegue al aeropuerto de Copenhague-Kastrup situado a 8 km del centro de la ciudad. Para trasladaros hasta el centro de Copenhague podréis hacer uso del metro  o tren. Los dos tardan unos 15 minutos y cuestan 36 DKK. El autobús 5A sale de la Terminal 3 y tiene el mismo precio.

Alojamiento. Aconsejamos alojaros en el centro de la ciudad sobre todo si viajáis con niños. Los más pequeños podrán descansar a medio día si así lo necesitan. Además, el transporte público en Copenhague es caro, se paga por un sistema de zonas. Cuanto más lejos del centro esté situado el hotel, más caro será el billete. En nuestro caso nos alojamos en el Hotel Scandic Webers, situado a escasos cinco minutos del Tívoli y del Ayuntamiento.




Como moverse por la ciudad. Como ya os hemos adelantado la ciudad está pensada para ir a pie o en bicicleta. Es increíble la cantidad de bicicletas que hay en esta ciudad. Hay una web danesa que propone juegos en bicicleta para los niños (pincha aquí).  Si el tiempo lo permite es recomendable alquilar una, hay más de 100 puntos de alquiler (más información aquí ). La más popular es la situada en la estación de ferrocarril central, justo al lado de la Plaza del Ayuntamiento. Si los niños son muy pequeños podéis alquilar las bicicletas llamadas “cargo” con un gran carro en el que pueden ir cómodamente sentados. En la página Visitdenmark os detallan excursiones para realizar en familia. De esta página hemos sacado esta fotografía tan curiosa. Lo resume todo.


Fotografía de Visitdenmark
Si os alojáis lejos del centro lo mejor es sacar la llamada Copenhagen Card con la que podréis utilizar los medios de transporte de forma ilimitada e incluye entradas a museos y atracciones (por ejemplo a los jardines del Tívoli). Hay cuatro tipos: de 24 horas, 48 horas, 72 horas y 120 horas. Los niños tienen precio reducido. Más información aquí.
Otra opción es comprar un bono llamado Klippekort que os dará la posibilidad de viajar en un número determinado de zonas.

NUESTRA RUTA


ENLACES DE INTERÉS

Página turismo de Copenhague: VisitCopenhagen
Guía de turismo de Copenhague: Conpenhagueinfo
Página Oficial turismo Dinamarca: Visitdenmark

Gracias por visitar Trotajoches!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Elige tu idioma

English French German Italian Portuguese

No te pierdas nuestros post !!!!