13.10.10

Una noche a los pies del Castillo de Neuschwanstein.

Si viajáis con niños por la Ruta Romántica de Baviera estáis obligados a visitar el Castillo de Neuschwanstein ya que dicen que inspiró el diseño del Castillo de la Bella Durmiente de Disney.
Os recomiendo visitar este enlace (pinchar aquí), encontrareis una página muy divertida con recortables para hacer una corona a los niños, juegos de memoria y puzles con motivos del Castillo de Neuschwanstein.

Nos dirigíamos con el coche por la carretera A7 desde Rothembourg Ob Der Tauber hasta Füssen donde cogimos el desvío hacia nuestro destino. Cuando quedaban aproximadamente 4km ya se podía divisar entre las montañas el maravilloso Castillo. Nos parábamos cada poco para disfrutar del paisaje y de las distintas perspectivas que nos íbamos encontrando.

Nosotros decidimos pasar un par de noches alojados a los pies de este lugar, concretamente en el Hotel Alpenstuben, en una micro-habitación con un balcón desde el cual se podía divisar el Castillo. Fue muy difícil conseguir la reserva. De hecho tuvimos que cambiar toda la ruta y adaptar el viaje a los únicos días que tenían libres.
Vista desde la habitación del Hotel Apestuben

Llegamos a medio día, y después de comer algo nos fuimos a pasear tranquilamente hasta el castillo. Desde el hotel podíamos ir andando sin ningún problema. Hay un camino asfaltado, que tiene un poco de cuesta, se puede subir perfectamente con la silla de bebes y con niños. Además las vistas del Castillo y el paisaje son muy bonitos.
Subida al Castillo
Para visitar el castillo por dentro os aconsejo que reservéis las entradas online (pincha aquí). De todas formas se pueden sacar los tickets en el Ticketcenter situado a los pies de la montaña del castillo. Te asignan una hora para realizar la visita y suele durar unos 30 minutos.
Si queréis hacer la típica fotografía que sale en todas las guías y postales, tenéis que atravesar el Puente Marianske. Hasta noviembre de 2015 está cerrado por obras. Os dejo un enlace con un pequeño mapa aquí.
Fue construido por Luis II y como curiosidad saber que no permitía la entrada de forasteros en sus castillos. Actualmente han sido visitados por más de 50 millones de personas.


Al bajar nos detuvimos en el Castillo Hohenschwangau, que fue la residencia en la infancia de Luis II y en el cual se alojó mientras construían el Castillo de Neuchwanstein.
Para cenar reservamos en el restaurante del Hotel Muller, también con vistas al Castillo, muy pronto, a las 8:30h y fuimos los últimos en llegar. En esta zona es muy típico el codillo de cerdo acompañado de una buena cerveza alemana de medio litro.

Antes de ir a dormir un paseo tranquilo disfrutando de la iluminación nocturna. Esta es la razón por la cual queríamos alojarnos aquí:
Paseo nocturno
A la mañana siguiente subimos en teleférico a la estación de esquí cercana (Tegelbergbahn) que está adaptada al senderismo en épocas no invernales. Si tienes suerte y el día está completamente despejado las vistas de los Alpes son espectaculares. Arriba hay un restaurante en el que merece la pena tomar una cerveza con la típica salchicha alemana. Están muy buenas.



Y la sorpresa para Diego. Al bajar del teleférico había un gran parque infantil. Pues a jugar!!!!!


Gracias  por  visitar  Trotajoches !!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Elige tu idioma

English French German Italian Portuguese

No te pierdas nuestros post !!!!