21.11.16

Que ver y hacer en Ottawa, nuestros 10 imprescindibles.

Amanecía nuestro sexto día en Canadá y después de visitar Parc Omega pondríamos rumbo a Ottawa, la capital de país. 
A parte de albergar en su interior el Parlamento Nacional y la residencia real del Gobernador, Ottawa se caracteriza por su mezcla de culturas ya que la ciudad está divida de forma clara y diferenciada en dos zonas: francófona y anglófona



Además de esta peculiar característica, Ottawa es una ciudad muy cómoda para visitar.
Todos los puntos de interés se encuentran prácticamente juntos, lo cual hace que una ruta turística se convierta en un agradable paseo. 
Sin más demora, vamos a enumerar que ver y hacer en Ottawa: 


1-VISITAR LA COLINA DEL PARLAMENTO (PARLIAMENT HILL)

Podríamos decir que nos encontramos en el corazón de Ottawa, así que nada mejor que comenzar la visita turista en este punto. La entrada principal al recinto está situada en la calle Wellington, pero antes de atravesar alguna de sus puertas nos dirigiremos al número 90 de la citada calle a por los tickets de la visita al interior del Parlamento.

El principal edificio es el Bloque Central de estilo neogótico y construido en 1865. Está compuesto por la Casa de los Comunes y el Senado, la Torre de la Paz (es el símbolo de Canadá) y la Librería del Parlamento. Los edificios se pueden ver por dentro mediante visita guiada que realizan de forma sonriente estudiantes voluntarios. Es gratuita (recordar sacar los tickets en la calle Wellington) y se hace en inglés o francés. Si os sobra tiempo podéis subir a lo alto de la Torre de la Paz.



El Bloque Este contiene oficinas de Senadores y habitaciones recreadas en el estilo de los primeros años de la Confederación. Este bonito edificio aparece en los billetes de 100 dólares canadienses. 

Justo en frente de los edificios parlamentarios podemos ver la “Flama” Centenaria que celebra el centenario de la Confederación Canadiense de 1867. Resulta que este monumento debía de estar expuesto durante un año, pero tuvo tan buena acogida por parte de la población canadiense que decidieron dejar la llama ardiendo para siempre.

Llama Centenaria con el Bloque Este al fondo.
El recinto parlamentario tiene una superficie de 112.360 m2 y en su interior se celebran todo tipo de eventos y festejos. Uno de los más importantes tiene lugar el 1 de julio, que conmemora el día de Canadá. Para ello montan un gran escenario en el centro de la explanada que hará que los habitantes de Ottawa entren en júbilo el día señalado….. pero para los turistas el escenario es un estorbo….no pudimos sacar ni una panorámica decente con tal armatoste tapando el edificio central.



Tampoco tuvimos suerte con el espectáculo de luces y sonido que se proyecta en verano por la noche, porque tiene su comienzo el  2 de julio y para esa fecha ya no estaríamos en Ottawa.
Web Parliament Of Canadá.  

2-VER EL RINCÓN DE EINSTEIN EN EL HOTEL FAIRMONT CHATEAU LAURIER.

Tal y como indica su nombre, este hotel de 5 estrellas es una réplica de un castillo francés y está construido con piedra caliza, torrecillas y mampostería.



Además de estas características tiene una situación privilegiada, justo al lado del Parliament Hill. Estos hechos han contribuido a que en él se hayan alojado personajes ilustres. Entre ellos Albert Einstein, del cual se guarda el escritorio que utilizó durante su estancia. Está situado en el hall y se puede entrar sin problema para ver estos objetos.



3-PASEAR POR EL CANAL RIDEAU

Durante el verano el calor se apodera de Ottawa, y para escapar del sol nada mejor que pasear a orillas del Canal Rideau bajo la sombra de los árboles. Si por el contrario visitáis la ciudad en invierno el frío es tan intenso que sus aguas se hielan y el canal se convierte en pista de patinaje sobre hielo. El paseo está asfaltado y durante el trayecto podemos admirar edificos modernos, parques y puentes, entre los cuales podemos encontrar el típico repleto de candados.
El Canal Rideau está declarado Patrimonio de la Humanidad.



Lo más llamativo son las esclusas construidas con la técnica slakwater, que consiste en inundar los rápidos fluviales gracias a presas altas reduciendo así las excavaciones. Las 49 esclusas son maniobradas a mano y el mejor lugar para observarlas es entre Parlament Hill y el Hotel Fairmont Chateau Laurier.



4-ENTRAR EN LA CATEDRAL NOTRE DAME     

Hemos de reconocer que el exterior de la iglesia no nos llamó especialmente la atención, salvo las dos torres plateadas situadas a ambos lados.
Pero nada más cruzar la puerta quedamos maravillados al observar el interior de la Catedral. Altos arcos, coloridas vidrieras, galerías superpuestas, grandiosas figuras bíblicas y un altar que mide 15 metros de son solo unos ejemplos del estilo neogótico que podremos observar. Una de las cosas que más nos gustó fue el techo azul y estrellado.



La entrada a la iglesia es gratuita, pero ruegan que no se visite durante la misa. Lo mejor es consultar en la web los horarios de celebración del culto.

5-FOTOGRAFIARSE EN EL MAMÁN

Justo en frente de la Catedral de Notre Dame podremos ver la gran escultura con forma de araña de la artista francesa-americana Luise Borugeois. ¿Por qué se llama “Mamán”? Según su autora es un homenaje a su madre que era tejedora y muy astuta, “capaz de tejer la tela de los afectos y quedar atrapada en ellos”.  
La escultura no está sola, tiene hermanas en Bilbao, Hamburgo, Buenos Aires, Ciudad de Mexico, Tokio, Seul, Londres, etc.



A todos nos gusta situarnos debajo de este gran arácnido de 10 metros de altura, pero a los niños les resulta realmente fascinante.
Al lado de la araña podemos ver la Galería Nacional de Canadá ubicada en un vistoso edificio de cristal y granito verde.

6-COMPRAR EN BYWARD MARKET

Estamos ante uno de los mercados más antiguos y grandes de Canadá. En 1826 el constructor del canal Rideu, el Coronel By, propuso construir un mercado al aire libre entre George street y York street. Pero tenía que ser muy amplio para dar cabida a los coches de caballos que utilizaban los ganaderos y agricultores para traer sus productos. Con el paso de los siglos el mercado se ha convertido en uno de los lugares más pintorescos de Ottawa. 



En él no solo encontraremos puestos con flores, fruta fresca, verdura y productos típicos de la zona. Además hay tiendas de artesanía, recuerdos, cafeterías, restaurantes, heladerías y boutiques. Si queréis comprar productos de arce aprovechar en este mercado que los precios son de los más reducimos que vimos durante todo el viaje.



Como curiosidad hay una panadería-café-bistro llamada “Le Moulin de provence” en la cual entró Obama a comprar galletas durante su visita a la ciudad en el año 2009. Si lo deseáis podéis comer esas galletas, que como era de esperar se llaman “cookies Obama”.



El mercado está abierto los 365 días del año y en las calles más céntricas hay personas con una camiseta amarilla inconfundible que os proporcionarán toda la información necesaria. Web buyward-market

7-CRUZAR EL PUENTE ALEXANDRA PARA IR A GATINEAU

Una vez visitado el centro de Ottawa lo mejor que podemos hacer es ir andando hasta el Puente Alexandra. Según bajamos dejamos a mano derecha el Parque Major’s Hill para llegar hasta un mirador que proporciona una estupenda panorámica del parlamento (es la fotografía de inicio del post), y de las esclusas.



El Puente Alexandara es un puente voladizo que cruza el río Ottawa. Tiene una parte de madera para los viandantes y otra asfaltada para los coches.  Al otro lado se encuentra Gatineau que pertenece a la región de Quebec y en la cual se habla francés. Así que con solo atravesar de puente cambiamos de provincia y de idioma.



8-VER EL MUSEO CANADIENSE DE LA CIVILIZACIÓN

Nada más atravesar el puente Alexandra, junto al río, nos encontramos con el Museo Canadiense de la Civilización (por cierto, desde aquí las vistas del Parlamento también son muy bonitas). 



Tal y como indica su nombre el museo muestra las diferentes culturas que han habitado el país a lo largo de su historia. Está dividió en cuatro salas:
La Sala Central está situada en el Gran Hall, un gran espacio de seis metros de altura salpicado de tótems tradicionales, casas de nativos y figuras como el Espíritu de Haida Gwaii. 


La Sala de los Primeros Pueblos muestra cómo vivían los indígenas canadienses, la Sala de Canadá recrea los momentos más destacados de la historia del país y la Sala de las Personalidades Canadienses muestra personas que han destacado en su historia.



Durante nuestra estancia pudimos ver una exposición sobre la fiebre del oro, que en 1858 atrajo a miles de soñadores hasta estas tierras en busca de fortuna, y una exhibición especial sobre Napoleón producida por el Museo Camavalet-Histoire de París que ha prestado durante un tiempo mobiliario, trajes y efectos personales de Napoleón.



Los niños tienen su propio espacio en el Canadian Children’s Museum, donde podrán jugar y divertirse. Para ello han preparado una gran cantidad de salas perfectamente decoradas que hacen que parezca que estamos en un cuento. Hay un teatro con disfraces, un gran autobús antiguo, casitas perfectamente equipadas, exposiciones de juguetes de otra época, una pantalla IMAX,etc. En resumen, se trata de un museo en el cual todo está hecho para que los niños aprendan la historia de Canadá jugando. Nos gustó muchísimo. Os garantizamos que vuestros hijos no querrán salir de aquí. 



El precio de la entrada es de 15$CAD adultos y 9$CAD niños de 3 a 9 años. Hay precios especiales para familias numerosas (para más información visitar la web).


9-OBSERVAR LAS ESTATUAS DE OTTAWA

Como hemos mencionado anteriormente visitar Ottawa es muy cómodo, pero además es divertido, porque la ciudad está llena de estatuas de todo tipo y estilos.
Una de ellas nos llamó especialmente la atención. Se trata de un monumento a Oscar Peterson, un pianista canadiense de jazz. Resulta que en este pequeño rincón donde está ubicado el piano se puede escuchar su música.



Otras estatuas típicas que suelen salir en guías de viajes son el “Monumento a la Reconciliación en Ottawa” y “The Famous Five”, una escultura en homenaje a cinco mujeres que reclamaron sus derechos a presentarse al Senado de Canadá.


En las zonas ajardinadas del Parlamento podremos ver un monumento a la Reina Victoria de Ottawa, una estatua ecuestre de la Reina Elizabeth II y las estatuas de Sir Robert Laird Borden (primer ministro de Canadá) y Lester B. Pearson (14º primer ministro de Canadá).

10-VER EL CAMBIO DE GUARDIA

Todas las mañanas de verano tiene lugar en Parliament Hill el cambio de guardia realizado por la Guardia Ceremonial. Para ser miembro de esta banda hay que pasar una audición y a ella se pueden presentar músicos militares y músicos de colegios o universidades de cualquier lugar de Canadá. 
Los soldados llevan un uniforme rojo y gorro fabricado con piel de oso y los gaiteros o Pipers of the Cermonial Guard” visten con falda escocesa. Esta banda además de realizar el llamativo cambio de guardia, también da conciertos en el Rideau Hall.



Nosotros nos encontramos con la banda en plena calle y la verdad es que es todo espectáculo verles desfilar y tocar sus instrumentos a un ritmo super pegadizo. 

+1 PERDERSE POR LAS CALLES DEL CENTRO

Vamos a añadir un extra, un "+1" que consideramos también imprescindible. 
Ottawa es una ciudad de contrastes y eso se manifiesta en las calles y edificios. Cerca del Parlamento predominan las calles peatonales llenas de tiendas, restaurantes y edificios emblemáticos que se envuelven con grandes torres de cristal. Así podemos ver como la primera Iglesia Bautista construida en 1857 está rodeada de moles modernistas (situada en la céntrica calle Elgin St).



Y con solo bajar un par de calles más nos encontramos con barrios repletos de casas de madera, pequeñas plazas y zonas ajardinadas que nos hacen dudar en cuanto a nuestra ubicación se refiere...¿no estábamos en una ciudad?.



NUESTRO ALOJAMIENTO


Nuestro road trip por el este de Canadá estaba programado para pasar dos noches en Ottawa, y así descansar un poco del coche. Para cumplir tal deseo decidimos que el alojamiento fuera lo más céntrico posible para poder ir caminando a todos los lugares de interés. Nos alojamos en el Hotel The business Inn, en una habitación es estilo apartamento y situado a escasos 10 minutos andando del Parlamento. 



Algo que nos gustó mucho es que en el desayuno podías coger unas bolsas que contenían agua fría, un yogur, una pieza de fruta y unas galletas, perfecto para tomar un tentempié a media mañana. Además en la tercera planta hay un cuarto con lavadora, jabón y secadora gratuita que por supuesto aprovechamos.
Como inconvenientes: algunas habitaciones del primer piso son muy ruidosas (justo debajo hay bares) y el parking que es muy pequeño y se llena enseguida. 

UN AGRADECIMIENTO
No quisiéramos terminar sin agradecer a Pilar autora del blog “No me cabe en la maleta” su post sobre Ottawa. Nos fue de gran ayuda. Thanks!!



Nuestra visita en Ottawa llega a su fin, pero todavía nos quedan lugares fascinantes que ver, entre ellos las Cataratas del Niagará !!

Gracias por visitar Trotajoches !!!!!

¿Tenéis alguna pregunta? ¿Queréis que os ayudemos a organizar vuestro viaje? Escribe y te contestaremos enseguida. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Elige tu idioma

English French German Italian Portuguese

No te pierdas nuestros post !!!!