12.7.16

Monasterio de Piedra, un parque natural para descubrir en familia.

Gracias al río Piedra que discurre sobre roca caliza podemos disfrutar de un paraje especial para pasear, sobre todo con niños. 


Cualquier época del año es buena para venir a este lugar, pero os podemos asegurar que es un buen plan para escapar del calor veraniego.

SITUACION
Esta situado en la localidad de Núevalos, muy cerca de Calatayud.
Según avanza la carretera y observamos el paisaje árido que domina esta zona de Zaragoza nos cuesta imaginar que pueda existir un lugar tan verde y con tanta agua escondido en su interior.

ENTRADAS
El coste es de 15,50€ adultos, 11€ niños y mayores de 65 años. Hay un pequeño descuento si la entrada se adquiere por internet (más info aquí). Las familias numerosas también tienen una rebaja, pero solo pueden comprar los tickets en ventanilla y han presentar el libro de familia. Y los que tengan carnet joven pagan un 25% menos.
El coche se puede dejar sin problema en un parking gratuito.


La entrada incluye: Visita al Parque Natural, visita guiada al Monasterio Cisterciense y exhibición de aves rapaces (de marzo a noviembre a las 11:30h, 13h y 16:30h).

CONSEJOS PARA REALIZAR LA VISITA CON NIÑOS

Aunque los senderos están delimitados y acondicionados, recomendamos usar calzado deportivo, ya que hay zonas húmedas en las que es fácil resbalarse.

El recorrido combina zonas llanas con escaleras y estrechos pasadizos, así que si venís con niños muy pequeños tendréis que dejar las sillas de paseo en el coche.


Se supone que se tarda unas dos horas en hacer el recorrido del parque, pero nosotros tardamos mucho más. Merece la pena detenerse para ver las cascadas y saltos de agua, recorrer con calma los senderos y sobre todo jugar. Los niños juegan con todo y más al aire libre. Así que recomendamos pasar más de medio día en el parque. 


En época estival recomendamos evitar fines de semana porque seguro que estará más lleno, y a ser posible ir a partir de las dos y disfrutar la tarde. Es una delicia pasear por el parque casi vacío. Una opción es ver primero el Monasterio Cisterciense o el espectáculo de aves rapaces y después visitar el parque.  

Dentro de las instalaciones del Monasterio hay dos restaurantes Reyes de Aragón y Piedra Vieja, pero ya que estáis en este enclave natural es mejor comer o merendar (según el caso) rodeado de vegetación y escuchando el agua. Cerca de las taquillas hay un área de picnic con mesas, pero en ese caso tendréis que comer antes o después de ver el parque. Para nosotros el mejor sitio es el lago del espejo, una zona muy tranquila con bancos hechos con troncos de árboles estupendos para sentarse a comer un bocadillo. 


Se pueden llevar perros con correa, excepto en la zona de aves rapaces y en la visita del monasterio.

Justo al final del recorrido hay un parque infantil con toboganes y columpios para que los niños jueguen un rato. Perfecto para terminar el día con una sonrisa.


EL PARQUE NATURAL MONASTERIO DE PIEDRA

Nada más entrar nos encontramos con una verde explanada llena de grandes árboles (creo que eran plataneros), un salto de agua llamado Baño de Diana, el Lago de los Patos y la Cascada Trinidad.


La siguiente parada es uno de los lugares más bonitos del parque: Cascada La Caprichosa. Justo al lado hay unas escaleras para subir hasta la parte alta lo que nos proporciona distintos puntos de vista de la caída del agua.


Arriba caminaremos por una zona llamada Los Vadillos llena de pequeños saltos de agua y puentes. Resulta muy relajante pasear por aquí, sobre todo sin gente. Así se puede apreciar mejor los sonidos de la naturaleza. 


Nos gustaron mucho las escaleras de bajada porque están literalmente pegadas al agua, el cual desciende para convertirse en la Cascada Iris.


Y llega el momento de descender entre las paredes de piedra caliza. La verdad es que visto desde arriba impresiona. 


Para bajar haremos uso de la Gruta Iris. Es lo que más gusto a Diego, parecía un autentico explorador. Los pasadizos excavados en la tierra están perfectamente pensados para disfrutar al máximo del paisaje, ya que de vez en cuando encontramos una especie de ventana para observar la cascada más espectacular del parque: Cola de Caballo. Tiene 50 m de altura y bueno, nada más verla supimos porqué le asignaron ese nombre.

Gruta Iris
Cola de Caballo
Después de tanta emoción viene bien pasear tranquilamente por el centro de piscicultura (fue el primero en España), el Lago del Espejo y la Peña del Diablo


Aquí pudimos divisar nidos de buitres.


En el último tramo del recorrido encontramos un área de descanso con parque infantil y la Cascada de los Chorreaderos.
Lógicamente esta presentación es un resumen de los puntos que más nos gustaron, pero el parque está repleto de lugares llenos de encanto.

SU HISTORIA

En el S XII Alfonso II de Aragón donó este lugar a la iglesia la cual construyó el monasterio que fue habitado durante 600 años por monjes cistercienses. 
Pero ahora el Monasterio y todo lo que le rodea es privado, ya que en 1840 alguien adquirió esta joya arquitectónica y natural en una subasta pública. En el año 1983 fue declarado Monumento Nacional.
Por cierto, al parecer los monjes que habitaron aquí fueron los primeros en hacer chocolate en Europa.


DONDE ALOJARSE

Dentro del Parque Natural hay un Hotel&SPA con piscina exterior para que los niños se peguen un chapuzón en verano. 
En la web encontrareis promociones que van cambiando a lo largo del año. Por ejemplo durante el mes de julio hay una oferta turística que pagas dos noches y te alojas tres, o una escapada relax que incluye un circuito en el SPA. 
Nosotros nos alojamos en Calatayud que está situado a 28 km, pero nos arrepentimos mucho por haber dejado pasar la oportunidad de dormir dentro del parque. La verdad que merece la pena. 

Gracias por visitar Trotajoches !!!!!


¿Tenéis alguna pregunta? ¿Queréis que os ayudemos a organizar vuestro viaje? Escribe y te contestaremos enseguida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Elige tu idioma

English French German Italian Portuguese

No te pierdas nuestros post !!!!