17.4.11

Crucero por el mar Mediterráneo: Consejos para organizar las excursiones.

En Abril de 2011, los abuelos paternos celebraron por todo lo alto su jubilación y decidieron invitar a toda la familia a un crucero por el Mar Mediterráneo Occidental. El barco Gran Holiday, de la compañía Iberocruceros partía de Barcelona y hacia escalas en:
Villefranche (Móncaco) – Livorno (Florencia) – Civitavecchia (Roma) – Nápoles – Cagliari (Cerdeña).




CONSEJOS PARA DISFRUTAR DEL CRUCERO

- Una de nuestras mayores recomendaciones es reservar un camarote con balcón, porque mientras los niños descansan los padres podremos disfrutar tranquilamente del paisaje. Hasta los peques disfrutan mucho en el balcón. 


- Este itinerario incluye dos ciudades tan importantes como Roma y Florencia, y aunque las escalas tienen una duración de 9 horas, no podréis hacer más que una visita panorámica. Además el puerto se encuentra a unos 90 km de los principales puntos turísticos, así que si de verdad queréis aprovechar el tiempo os recomendamos contratar una excursión. Hay dos opciones:
  • Hacer las excursiones con el barco. La única ventaja que vemos es que es muy cómodo y apenas pierdes tiempo. Antes de bajar ya te colocan una pegatina con el numero de autobús el cual te espera justo en frente del barco. Pero tienen una gran pega, son muy caras. Mucho.
  • Contratar las excursiones con agencias externas, cuyo precio es mucho más económico. Si navegáis por la web os encontraréis con un gran número de agencias que realizan estos servicios. Lo mejor es leer todas las opiniones y contrastar los precios. Nosotros elegimos la agencia “Shore2Shore”, que pertenece a españoles. Las excursiones las contratamos a través de la web unos meses antes. Ellos nos enviaron por correo electrónico toda la información necesaria, la hora y el lugar donde se encontraría el autobús, un plano de los distintos puertos, teléfonos de contacto, una pequeña guía,etc. 

- Si hacéis el viaje con niños de 3 a 4 años llevaros silla de paseo, aunque sepan andar perfectamente. Como hemos dicho antes, Roma y Florencia tienen mucho que ver y para que de tiempo a visitar lo más importante la guía de las excursiones va muy rápido. Así que lo normal es que un niño tan pequeño no pueda seguir el ritmo y termine muy cansado. 

- Elegir la época del año también es fundamental. Roma y Florencia tienen turismo durante todo el año. Pero en Semana Santa y durante los meses de verano sus calles se vuelven intransitables. Además en verano hace muchísimo calor. Nosotros, por cuestiones de agenda, tuvimos que hacer el viaje en Semana Santa y  era prácticamente imposible  caminar por las calles, vamos, casi no pudimos ni tirar la moneda en la Fontana Di Trevi.


ESCALAS: QUE VER Y COMO MOVERSE POR LAS CIUDADES. 


1- VILLEFRANCHE

El barco se queda fondeado en la bahía, así que antes de desembarcar aprovechamos para hacer algunas fotografías desde el camarote. Los cruceristas somos conducidos hasta el puerto en Tenders que el crucero pone a nuestra disposición de forma gratuita. En el mismo puerto hay una oficina de turismo y tiendas de recuerdos. 
Desde aquí se pueden hacer dos excursiones: Mónaco que se encuentra a 31 km y Niza que está a unos 7 km.


Nosotros fuimos a Mónaco por nuestra cuenta. La estación de tren se encuentra a 10 minutos caminando hacia la derecha del puerto. Allí  mismo se compra el billete de ida y vuelta que cuesta unos 4,60€. Hay que ponerse en el andén que está junto a las taquillas (dirección Vintimille), y el billete se valida en unas máquinas antes de subir al tren. El trayecto dura unos 20 minutos (información sobre horarios y trayectos de los trenes aquí).


Una vez en Mónaco, hay dos salidas importantes de la estación de tren:

- La salida a Place Ste-Dévote: da directamente al puerto deportivo La Condamine donde nos encontramos con parte del recorrido de Fórmula 1. Subiendo una cuesta llegamos a la plaza del Casino y la curva de Loewes también famosa por el recorrido que realizan los monoplazas.


- La salida por Av. Principe Pierre: desde aquí accedemos fácilmente al Palacio de los Grimaldi que se puede entrar por 7€. A la derecha se encuentra la Catedral y hacia abajo el Museo Oceanográfico (página turismo de Mónaco aquí).

 


Nuestro consejo es hacer esta excursión lo antes posible y volver a Villfranche con tiempo suficiente para dar un paseo en este pueblo de la Costa Azul. Podéis caminar por sus callejuelas empinadas, ver la Capilla de Saint Pierre, la Capilla Románica de Jean Cocteau, el Fuente de San Elmo y la Calle Oscura.



2- LIVORNO (FLORENCIA)

Como hemos mencionado anteriormente, antes de iniciar el viaje habíamos contratado una excursión con Shore2Shore que incluía visita a las ciudades de Pisa y Florencia, que está situada a 93km del puerto.

Plaza de los Milagros en Pisa.

Todos tenemos en la cabeza la imagen de la Torre de Pisa desafiando a la gravedad, pero os podemos asegurar que cuando entréis en la Piazza dei Miracoli todo el conjunto artístico os sorprenderá. La plaza se encuentra rodeada por murallas construidas en 1155 y que se usaron para proteger al conjunto arquitectónico que se estaba edificando en el interior.


La Catedral de Santa Maria Assunta fue el primer monumento en construirse (año 1063) y es un claro ejemplo del estilo Románico Pisano.




El Baptisterio fue el segundo monumento en ser construido, en el año 1.152. Es el más grande de Italia, tiene plano circular  y combina el estilo románico con arcos góticos ornados.


La Torre de Pisa se empezó a construir en 1.173 y  sin duda es el campanario más famoso de Italia. Esta torre de 56 metros de altura se inclina 1mm cada año. Este movimiento se debe a que el suelo sobre el cual está construida no puede soportar mucho peso. Hasta que no la tienes delante, no te das cuenta de lo verdaderamente inclinada que está. Nos impresionó mucho. Si queréis subir al campanario aconsejamos hacerlo reservar los tickets en la web torre-pisa para no perder tiempo. 




El cementerio monumental se construyó con tierra santa traída directamente de Jerusalen por las naves que combatieron directamente en la Cruzada de 1.200.

Florencia.

La mejor manera de comenzar una visita de Florencia es empezar por la Plaza del Duomo. En ella se encuentran La Catedral, el Campanile de Giotto y el Battistero di San Giovanni, y juntos ofrecen una de las imágenes más representativas de la ciudad.


A continuación pasamos por el característico Ponte Vecchio. Se comenzó a construir en el año 1.345 lo que le convierte en el puente de piedra más antiguo de Europa. En los Siglos XV y XVI las casas estaban ocupadas por carniceros y matarifes. Actualmente son joyeros y  orfebres los que flanquean el puente.


Y llegamos a la tan ansiada Piazza della Signoria. La plaza más animada de Florencia que comúnmente es denominada como "un museo al aire libre". En ella podremos admirar las estatuas de El David de Miguel Ángel (es una copia), Hércules y Caco, esculturas de Adán y Eva y la estatua ecuestre de Cosme I. 
Además veremos la Fuente de Neptuno, el Palazzo Vecchio, el Palacio Uguccioni y el Tribunal de las Mercancías con los escudos de los 21 gremios.
(Web turismo de Folencia).





3- CIVITAVECCHIA (ROMA)

El puerto de Civitavecchia se encuentra a 90km de Roma, así que para aprovechar el tiempo y ver lo máximo posible contratamos la excursión con Shore2Shore. En la página web podréis encontrar distintos itinerarios: "Roma-Vaticano-Capilla Sixtina", "Roma con Coliseo", "Paseando por Roma" y "Roma Clásica y Vaticano con entrada a la Basílica". Esta última fue la elegida en nuestro viaje.

Antes de nada deciros que es imposible ver Roma en un día (ni en dos, ni en tres, ni en cuatro...), pero el recorrido que nos hizo la agencia fue muy completo. Y quedamos tan encantados con la excursión que pasados unos años decidimos hacer una escapada para disfrutar de nuevo de la ciudad eterna (podéis leer nuestro post "que ver y hacer durante tres días en Roma").



Nuestra primera parada fue el Coliseo Romano, que lógicamente solo visitamos por fuera. El gran foro romano fue construido en el Siglo I y fue el anfiteatro más grande del imperio romano. Aquí murieron más de 2.000 gladiadores. Tenía un techo de lona para proteger a la gente del sol y sus paredes estaban recubiertas de mármol, del cual se apoderó la Iglesia durante la Edad Media para decorar El Baticano.


La segunda parada fue la Fontana Di Trevi. Miles de personas rodean esta fuente lo que hace prácticamente imposible acercarte y tirar una moneda para pedir un deseo. Al parecer se llegan a recoger diariamente unos 3000€ fruto de las peticiones de los turistas. Se supone que con ellos financian comedores para necesitados.


Después fuimos caminando hasta el Panteón de Agripa. Nos encontramos ante el edificio mejor conservado de la antigua Roma. Fue construido en el año 126 d.c. La fachada es rectangular y cuenta con 16 columnas de granito. El interior es circular y mide lo mismo de diámetro que de altura. Lo más llamativo es que en el centro de su cúpula hay un óculo de 8,92 metros el cual permite pasar la luz.


Y a continuación nos esperaba la Piazza Navona. Allá por el año 86 este lugar era el Estadio Domiciano y en él se celebraban juegos atléticos griegos. Tenía capacidad para albergar hasta 30.000 espectadores.


Actualmente las tres fuentes son el centro de atención de todo turista: Fontana del Moro, Fontana del Neptuno y Fontana dei Quattro Fuimi. Esta última está situada en el centro de la plaza y fue construida por Bernini. Aquí se concentran gran cantidad de pintores y artistas, pizzerías, bares, terrazas que junto con los turistas dan vida propia a la plaza.

El Vaticano con La Basílica de San Pedro sería nuestra última visita. Esta ciudad es el estado independiente más pequeño del mundo, y para acceder hasta ella nada mejor que atravesar el Puente Sant’Angelo diseñado por Bernini. Está flanqueado por figuras de ángeles con las alas desplegadas y en sus manos llevan instrumentos de la pasión.

La plaza de San Pedro también fue construida por Bernini en el S. XVII, de forma elíptica, rodeada de columnas y presidida en el centro por un obelisco.


El interior de la Basílica cabe destacar La Piedad de Miguel Ángel y el Baldaquino. Nos hubiera gustado ver algo más, pero al ser Semana Santa no cabía ni un alfiler dentro de la Basílica. La segunda vez que volvimos a Roma pudimos disfrutar más y ver los museos vaticanos. Os contamos todo aquí




4- NÁPOLES

Para visitar Nápoles no hace falta contratar excursión, el puerto está situado cerca del centro de la ciudad por lo que se puede visitar por libre sin problema.
Nada más bajar del barco nos encontramos con la Piazza del Plebiscito, la Iglesia de San Antonio, el Teatro San Carlo y las Galerias Vittorio Emmanuele.


Pegado al puerto encontramos el Castello Nuovo. Desde este lugar salen autobuses turísticos que ofrecen una visita panorámica de la ciudad.


Después caminamos tranquilamente hacia la Via Toledo y callejeamos por los barrios típicos de la ciudad, entre ellos el barrio Español. Hay muchos mercados y tiendas con productos típicos (web turismo Nápoles). 
Hemos de decir que la ciudad es un completo caos, sobre todo el tráfico, así que cuidado con los peques. En nuestro caso coincidimos con una huelga de basura y las toneladas de bolsas con desperdicios cubrían calles y aceras. Ciertos tramos eran totalmente intransitables. 



Otra opción es ver Pompeya o el Vesubio. Al bajar del barco miles de taxistas os acosarán para que contratéis con ellos estas visitas. Por lo visto hay que regatear un poco y abrocharse bien los cinturones porque deben ir muy muy rápido.

5- CAGLIARI

Nos vamos a la isla de Cerdeña. El barco atraca en la ciudad de Cagliari y se puede ir andando tranquilamente hasta los puntos turísticos más importantes. Lo malo es que este día el tiempo no quiso acompañarnos y nos llovió un poco, lo que desvirtuó la visita. 

Desde el centro subimos unas calles empinadas y llegamos hasta la Piazza Palazzo donde se encuentran el Palazzo Regio y la Catedral de Santa Maria construida en el S.XIII.


Después nos dirigimos hacia el barrio histórico llamado Vilanova, donde visitaremos el Bastíon de St Remy ubicado en la Piazza Constituzione. Aquí hay una oficina de turismo. Seguimos andando hasta la Piazza Arsenale para ver el Barrio del Castillo, desde donde se obtienen unas magníficas vistas de la ciudad.


Vista la parte alta bajamos tranquilamente y paseamos por la Av Roma para volver después al barco. 
Si el tiempo acompaña podéis aprovechar para ir a la playa Poetto de Cagliari llamada Poetto. (web turismo Cagliari)

CONCLUSIONES FINALES

Un crucero es la manera más cómoda y divertida de viajar con niños muy pequeños. Mientras el barco navega hacia países y ciudades fascinantes, nosotros tendremos la posibilidad de disfrutar de unas vacaciones familiares en un gran hotel flotante. 

Pero este destino es el menos apropiado para viajar con niños en edades de 4 a 6 años. Sobre todo por las escalas de Roma y Florencia. Los pobres no disfrutan nada en estas ciudades. 

Si estáis indecisos y es vuestro primer crucero recomendamos empezar con un itinerario por el mar Adriático y Egeo. Las escalas son más cómodas y todas se pueden realizar por libre. 

Si ya habéis hecho ese crucero (como fue nuestro caso), pues adelante. En el barco se disfruta mucho, los niños juegan, se bañan en las piscinas, ven espectáculos, tienen fiestas de disfraces,etc. Siempre os quedará un buen recuerdo de estas vacaciones. 


Nápoles desde la piscina del barco

Gracias por visitar Trotajoches !!!!!

¿Tenéis alguna pregunta? ¿Queréis que os ayudemos a organizar vuestro viaje? Escribe y te contestaremos enseguida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Elige tu idioma

English French German Italian Portuguese

No te pierdas nuestros post !!!!